Benito Sáez de la Rica y Marco, una vida para el deporte

Por 22 abril, 2015Madrid, Noticias, Soria, Valladolid
delarica

Nacido en Berlanga de Duero (Soria), inició sus estudios universitarios en Madrid para fijar su residencia en Valladolid a principios de los años 40 y culminar la carrera de Derecho.

Polifacético deportista, obtuvo títulos en diversas disciplinas, destacando sus campeonatos de España en atletismo, balonmano a once y natación así como su labor como directivo de club, árbitro, entrenador…  para impulsar la organización de actividades deportivas de todo tipo, especialmente tras acceder a los cargos de jefe de Deportes del Sindicato Español Universitario (SEU), y jefe del Servicio de Educación Física y Deportes del Frente Nacional de Juventudes.

Ejerció como periodista deportivo integrado en la Asociación de la Prensa Deportiva de Valladolid (APDV) desde la creación de la misma, colaborando durante medio siglo para varios soportes y numerosos medios de comunicación escritos, entre ellos los vallisoletanos Libertad, Diario Regional y El Norte de Castilla, especialmente en deportes como atletismo o natación y bajo el seudónimo de Madrazo.

En Valladolid desarrolló una increíble labor de expansión deportiva tanto por la fundación de federaciones, como por la puesta en marcha de variadas pruebas del calendario deportivo. A él se debe la creación de las federaciones regionales y provinciales de atletismo, baloncesto, balonmano, balonvolea, boxeo, hockey y, sobre todo, natación, en cuya federación española ocupó relevantes cargos directivos y de comités técnicos.

Luego, desde su puesto de delegado provincial de Educación Física y Deportes, cerró la fundación de otras diversas federaciones deportivas hasta entonces inexistentes y propulsó la construcción del primer polideportivo vallisoletano (Huerta del Rey), así como la implantación de la llamada Casa del Deporte, concentrando en un solo edificio a todas las federaciones regionales o provinciales sitas en Valladolid.

Autor de la Historia de la natación vallisoletana, este hombre metódico, comprometido, amable y cordial, se hizo acreedor, y recibió, innumerables  condecoraciones y distinciones tanto públicas como federativas y periodísticas. De hecho, en nuestra ciudad, una piscina municipal ha llevado su nombre durante años como inexcusable reconocimiento. Ahora, también como recuerdo imperecedero.

Texto:MARCO ANTONIO MÉNDEZ

Foto: Montse Alvarez

Noticias relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies