Pasillo de pre benjamines para una colegiada que había sido insultada y tarjeta blanca para Oliver Barral por decir que no había sido falta

tarjeta blanca

El 26 de febrero en el Auditorio y Palacio de Congresos de  Castellón los más de mil asistentes a la Gala Nacional del Deporte aplaudieron a rabiar al joven recogepelotas andaluz Moisés Aguilar, que por su gesto de saltar al campo para salvar a un jugador que se había quedado sin respiración de un balonazo en el estómago, fue premiado con el  primer Trofeo Tarjeta Blanca-Coca-Cola que se instauró en 2017 y que ha constituido todo un éxito. Fue Beatriz Osuna, la Directora de la marca corporativa de Coca-Cola la que le entregó a Moisés su trofeo y el primer gran diploma que le recordará siempre su gran y espontáneo acto de generosidad deportiva.

El jurado que preside Rafael Rodríguez de Gea ya ha elegido a los dos candidatos al premio Tarjeta Blanca-Coca-Cola de 2018, los de enero y febrero.

El acto elegido en el mes de enero ha sido el protagonizado por los niños alicantinos de los Salesianos y del Carolinas que decidieron hacerle pasillo a la árbitra de 17 años Nicole Ramos, colegiada que había sido objeto de insultos machistas durante el partido de categoría infantil de fútbol ocho que había dirigido días antes con otros clubes.

Nicole, a pesar de los insultos, que ya están en manos del Juzgado, decidió continuar pitando a pesar de sus 17 años y no se esperaba una reacción tan bonita por parte de los jugadores de los Salesianos y Carolinas. Nicole fue recibida también por el alcalde de Alicante que se sorprendió por los insultos vertidos contra la niña y que respaldará su denuncia contra aquellos que la insultaron.

En el mes de febrero el caso elegido, de los muchos que recogieron por los medios de comunicación y que pasaron por las manos del jurado, fue el protagonizado por el jugador gaditano Oliver Barral del equipo CD Estrella Portuense, del Puerto de Santamaría (Cádiz), que jugaba contra el CD Safa San Luis, de la misma localidad.

En un choque cerca del área el colegiado apreció falta, ya que eso parecía, pero Oliver Barral al levantarse le indicó al colegiado que no había sido. Ante tal actitud clara y respetuosa, el colegiado le mostró como premio la tarjeta verde, que fue ovacionada por todos los asistentes al encuentro. La tarjeta verde a la deportividad fue puesta en marcha en las categorías inferiores en 2014 por la Federación Andaluza de Fútbol que preside Eduardo Herrera.

 

 

Noticias relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies