“Familia Olímpica de Cantabria”, un libro del periodista deportivo Armando González Ruiz

GFA

Las gestas de los 63 deportistas cántabros que han participado en unos juegos olímpicos permanecerán “en el tiempo” gracias al trabajo del periodista deportivo Armando González Ruiz, que ha reunido sus biografías en el libro “Familia Olímpica de Cantabria “. En la presentación, ante deportistas y representantes institucionales, el autor ha estado acompañado hoy del presidente regional, Ignacio Diego; el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y el presidente de la Familia Olímpica de Cantabria , Pablo Galán así como el Presidente de la Asociación de la Prensa Deportiva de Cantabria y Vicepresidente de la AEPD, José Antonio Prieto y la Secretaria General de la APDC, Marche Viota.

A sus 81 años, y después de 64 vinculado al deporte en Cantabria , Armando González ha alumbrado un trabajo en el que recuerda “las gestas” de los deportistas cántabros en las olimpiadas de verano e invierno en las que han participado desde 1924.

El presidente del COE le ha agradecido esta tarea con la que, a su juicio, contribuye a “visualizar las hazañas” de estos deportistas, para que no finalicen cuando terminan las pruebas y permanezcan “en el tiempo”. Blanco ha apostado por trabajar para “seguir escribiendo la historia”, para que esos éxitos continúen y para que Cantabria , a pesar de ser una región pequeña, siga siendo “un referente en deportes y en valores”. En este sentido, ha recordado que los deportistas cántabros han cosechado cinco oros, siete platas y seis bronces en los juegos olímpicos, en ocho deportes diferentes.

En su opinión, esto da idea de la cantidad y calidad de los deportistas cántabros, sus técnicos y clubes, y el resto de personas que les ayudan en su formación. “Aquí hay una verdadera cultura deportiva”, ha afirmado.

Con medalla o sin ella, cree que el “mérito” de estos deportistas está en haber representado a España en unas olimpiadas, porque “el éxito ha sido llegar” a esa competición por un camino que es “difícil” y requiere “mucho esfuerzo”.

Para Blanco, estos deportistas representan “los cuatro valores que hacen a las personas alcanzar lo más alto”: honradez, laboriosidad, prudencia y control. “Con eso, uno es deportista, es olímpico, pero sobre todo, es una gran persona en la vida”, ha opinado.

También el presidente cántabro ha ensalzado los valores deportivos, como el esfuerzo, el sacrificio, el afán de superación, el trabajo en equipo o el respeto a los rivales y a las reglas de juego.

A su juicio, el deporte contribuye al “asentamiento y fortalecimiento” de estos y otros valores, y a hacer “mejores ciudadanos y mejores personas”.

Diego, que ha recibido en el acto una escultura del COE como agradecimiento a su política de apoyo al deporte y a los valores olímpico, ha destacado que este libro permite “honrar, reconocer y valorar cada vez más” a los deportistas que representaron a los cántabros y a los españoles en unas olimpiadas.

Unos deportistas que, según dice, colocan a Cantabria como una de las regiones que, en proporción a su tamaño, “encabeza el éxito” en los juegos olímpicos, por número de representantes y por medallas.

Diego ha señalado que todos ellos conforman una parte de la “pequeña gran historia” de la región y ha deseado que la lista de éxitos siga creciendo y se plasme en un nuevo tomo de esta obra.

El libro , editado por la imprenta del Gobierno regional y con diseño de Elena Rojo, retrata a toda la Familia Olímpica Cántabra, no sólo deportistas, sino también técnicos, árbitros y periodistas deportivos.

Entre ellos figuran, por ejemplo, los cinco ganadores del oro: el jinete Julio García Fernández (Amsterdam, 1928), los regatistas Jan Abascal (Moscú, 1980) y Fernando Echávarri (Pekín, 2008), el futbolista José Amavisca (Barcelona, 1992) y el jugador de waterpolo Salvador Gómez (Atlanta, 1996).

Los primeros representantes cántabros en unas olimpiadas fueron los atletas José María Larrabeiti y Fabián Velasco, en la cita de 1924 en París. Ambos fueron eliminados en la competición individual, pero Velasco quedó decimotercero por equipos.

La primera medalla para un deportista cántabro llegó en 1928, de la mano del jinete Julio García Fernández, que fue oro por equipos y duodécimo en la clasificación individual en Amsterdam.

Y las más recientes han sido las medallas de bronce de Verónica Cuadrado y Beatriz Fernández en balonmano en Londres en 2012, y la plata de Fernando San Emeterio en baloncesto en esos mismos juegos

 

Noticias relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies